Conectarse

Recuperar mi contraseña

Admin&Dessinateur
Últimos temas
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Jue Ago 20 2015, 03:34.

¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Ir abajo

¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Arthur Kirkland el Lun Jul 18 2011, 12:20

En la profundidad de un bosque, exactamente frente a un lago durante el atardecer, eran las 7 pm con exactitud. No era para observalo y contempar su belleza, nada de eso. Se encontraba allí junto a su gemela, Alice Kirkland, para realizar una pócima. Un conjuro mejor dicho, para volver chibi a ese ingrato norteamericano y al maldito español. Pero... ¿Por qué?.

En cuanto al primero quería venganza, anhelaba venganza. No soportaba el hecho de que estuviera revoloteando por ahí con una sonrisa en su rostro, como si no sintiera ninguna culpa. Aunque siendo el yankee lo que es, no le sorprende del todo, aún así quería venganza por ni siquiera saber curar un resfrío. Y el español, la verdad no lo tenía del todo claro, y le guardó rencor desde que le vio a la lejanía, era motivo suficiente para no pasarlo por alto (al menos para él) además de que su hermana se emocionó ante la idea del español y tenía una confianza extraña en ella, seguramente era una buena idea. Y si la pócima alcanzaba para alguien más sería mejor.

En un momento olvido que era lo que seguía, por lo que fue hasta su pequeño equipaje a buscar el libro de conjuros que necesitaba. No quería fallos en esta pócima y haría lo que fuera por evitarlos. Ya había sufrido muchos fallos ya sea por equivocaciones de canticos o ingredientes, y deseaba perfección. Rebuscó el libro entre el equipaje, no lograba verlo por ningún lugar aunque no había revisado todo. Buscó y buscó incluso entre sus ropas, luego de un rato de busqueda en su equipaje logró encontrarlo dentro de la maleta entre más ropa y más libros (estaba completamente preparado).

Desde que era un niño, la magia siempre fue su pasión y su ''escape'' de la vida tan horrenda que tenía según él. En cierto modo la alegría rebozaba su ser al recordar el dia en el que lo secuestraron los piratas, más feliz no podía ser. Miraba el ambiente, distrayendose por completo de su hermana y la española que jugueteaba a sus espaldas. Era muy similar a ese día en el que su vida cambio, sin saber si era para bien o para mal del todo.

Luego un aroma extraño lo saco de sus pensamientos y se pusó de pie con el libro en manos para ir hasta el caldero algo preocupado, al llegar al mismo tiempo que su hermana comenzó a leer el libro en silencio frente a este, no era normal que tomara esa coloración tan... violeta. De un momento a otro volvió a cambiar su color a un rosa pálido. El inglés supó inmediatamente que lo peor se le iba a venir encima, cerró el libro y se quedó mirando la pócima. No iba a decir nada ni a moverse para no hacer que la británica se acercara, de todas formas el la había metido en esto. Y fue cuando varias burbujas buscaban oxigeno en la superficie del liquido.

El inglés suspiró, había tenido una buena vida de momento y de todas formas reviviría. Si le mataba no le iba a afectar tanto. Aunque se quedó pensando frente a esta, no, no le tenía miedo, ya había tenido tantos errores que llegaba a darle igual otro. Se alejó un paso, miró hacía el lado mientras lo hacía, logrando ver que su hermana volteaba y el británico quiso gritarle que no se moviera. Al concentrarse en la inglesa no atinó a correr y un vapor rosa lo envolvió, el inglés iba a tomar aire para gritarle a su gemela por lo que gran cantidad de vapor rosa logró invadir su cuerpo y cayó ''inconsciente'' inmediatamente.



Se despertó lentamente con algo de pereza al mismo tiempo que se estiraba sin abrir los ojos, se sentía... raro, no estaba en su típica cuna y la superficie era aún más dura que esta. Removiéndose incomodo el británico notó que no estaba en su cama, definitivamente, olía a... hierva, césped. Abrió los ojos asustado pensando que su ''hermano'' lo había dejado inconsciente en el césped de su ''hogar'' hasta el anochecer, pero no. No podía ponerse de pie al no saber caminar, así que se apoyó en sus brazitos debajo de si mismo mientras estaba boca abajo para poder ver mejor, logró distinguir a un cabello rubio a la lejanía pero no veía nada más de este, se miro los brazos al sentirlos tan cubiertos y ocupaba ropa gigantesca y extraña, nunca la había visto.

Después de eso miró el cielo para espantarse por la total oscuridad iluminada por la luna y las estrellas, tenía miedo, demasiado miedo, logrando que se humedecieran sus ojos. Luego vio lo que tenía en frente, un lago, agua. Recordaba que el agua le daba miedo y comenzó a hipear, no quería, no quería estar cerca del agua. Quería ir a su casa al menos a recibir más gritos y golpes, no, no quería estar en lo desconocido.

Y como era de esperarse comenzó a llorar de la desesperación y el miedo, quería a su conejo, abrazarlo. Volteó para quedar boca arriba y poder respirar mejor, mientras su llanto cada vez aumentaba más la intensidad.

No tenía mucha noción de las cosas, solo sabía su nombre, que tenía una familia que sentía desprecio por él, tenía un conejo y nada más. No sabía nada más, sus sollozos pasarón a ser gritos, cada vez tenía más miedo. Nunca se había quedado fuera de casa durante la noche y para empeorar las cosas en un lugar desconocido para si mismo. Las voces ajenas lo único que lograban era causar más miedo en el pequeño.

Sonrojado por el llanto, logró escuchar algo similar a una melodía que su ''madre'' le cantaba para calmarlo de vez en cuando, abrió un poco sus ojitos para poder ver a la española y a la inglesa, calmandose un poco. Pero volvió a exaltarse al notar que NO las conocía y las lágrimitas continuaron corriendo. Con un inglés que ya no gritaba tanto y jadeaba más que nada.


Última edición por [Chibi!] Arthur Kirkland el Miér Jul 20 2011, 12:14, editado 3 veces




ASDF Cosas necesarias que ocupan lugar:



USA♥️UK
avatar
Arthur Kirkland
Inglaterra
Inglaterra

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Localización : ...

Ver perfil de usuario http://hetalia-colorfulw.foros-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Isabel Fernández Carriedo el Lun Jul 18 2011, 12:21

....Desde detrás de aquel árbol siguió mirando en silencio con total curiosidad a aquella pareja. Tenía tanta curiosidad que no pudo evitar coger uno de los muchos tomates que tenía en la cesta y comerlo mientras aguardaba en silencio.

Acababa de salir del huerto, había habido una buena cosecha de tomates, y ahora se dirigía hacía su casa pero había decidido atrochar por el lago. Cuál fue su sorpresa que se encontró con un par de cejones.

Recordaba a la perfección haberlos visto y haberles pockeado las cejas junto a una nueva compañera que conoció ese mismo día. Y... ¿por qué no? No tenía nada que hacer así que simplemente los siguió. Aunque le pareció bastante sospechoso lo que hacían.

Una pequeña sonrisa traviesa se asomó por su rostro cuando los vio alejarse de aquel ¿caldero? gigante que había con ellos. Casi parecían más unos brujos que unos seres de almas multicolor.

Lo más rápido y silencioso que pudo se acercó hasta al caldero y lo vio divertida. ¿Estaban cocinando? Pues si así era les echaría una mano. No necesitaba probar aquella “comida” para saber que le faltaba algo, un ingrediente especial, un... tomate.

Con una rapidez digna de ella peló algunos tomates, pero no unos tomates cualquiera, unos tomates cherry de su propio huerto y se los añadió a aquella comida que parecía que, en vez de una comida, parecía un potingue de esos que te hacen vomitar. Estaba segura de que aquellos tomatitos habrían arreglado tan siquiera un poco su sabor.

Se mordió un poco el labio para intentar no reír y, con la misma velocidad y el mismo silencio con el que se acercó, se alejó de aquel caldero y se escondió tras un árbol viendo todo entre expectante y curiosa.

Todo parecía ser normal para lo que la española veía. La inglesa buscando algo y el inglés mirando aquella cosa. Todo normal hasta que pudo ver como un vapor rosado salía del caldero. Abrió los ojos sorprendida viendo como aquel humo los envolvía.

Sólo atinó a gritarles “cejones” para ver si todo seguía bien pero no escuchó respuesta. Se giró y corrió lo más que pudo hacía el bosque. Miró hacía atrás. Aquel vapor rosado avanzaba con rapidez y estaba a punto de alcanzarla. Intentó tomar su forma real, rezando por lograr escapar a tiempo. Saltó cuando notó que ya tenía alas y alzó el vuelo pero apenas se había alzado un par de metros del suelo cuando el humo la envolvió. Intentó no respirarlo pero no pudo aguantar mucho, puesto que sus alas desaparecieron y volvió a su forma “humana”. Cayó al suelo, respirando más de aquel vapor y cayendo inconsciente.

-------

Se sentía rara, lo notaba todo demasiado lejano y sólo podía escuchar algunos sollozos a lo lejos. Como pudo se incorporó un poco, había acabado boca abajo en el suelo y no recordaba cómo había llegado hasta allí, seguramente habría llegado hasta allí huyendo de su padre y sin darse cuenta se habría dormido. No notó que su ropa le estaba grande.

Se levantó del suelo con lentitud sintiendo cómo su cabeza le daba vueltas. Primero caminó y después empezó a correr hacía donde escuchaba aquellos sollozos, pronto tropezó dándose cuenta del tamaño de su ropa le estaba enorme. Lo ignoró y sujetó su ropa, para no quedar desnuda al correr, y retomó su rumbo hacia los sollozos viendo a un bebé cerca de un caldero.

Vio como otra niña se le acercaba y no aguantó más y se les acercó con lentitud—¿Lo conoces?—preguntó. Le dolía tanto verlos así, aquel niño cada vez lloraba más y cuando sus sollozos se convirtió en gritos, ella, se agachó a su lado y empezó arrullarlo con la máxima y suavidad y lentitud que podías— Shh... tranquilo, todo esta bien...—

Sonrió levemente cuando vio al pequeño calmarse pero se exaltó al ver que volvía a llorar.—Pronto llegarás...—le dijo a la pequeña al tiempo que notaba un colgante en el cuello del bebé. No tardó en tocarlo y así lograr ver el nombre de él. Empezó a hipear ella también con suavidad. No lograba calmarlos y tenía miedo, no conocía tampoco ese lugar y temía porque llegase alguien que los pudiera dañar a aquellas pequeñas criaturas.


Última edición por [Chibi!]Isabel Fdez. C. el Mar Jul 19 2011, 05:39, editado 1 vez
avatar
Isabel Fernández Carriedo
España
España

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 30/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Alice Kirkland el Lun Jul 18 2011, 12:22

A mitad del bosque, en pleno lago, al atardecer. Alice se preguntaba seriamente si verdaderamente era lo más oportuno realizar aquella poción en aquellas condiciones, nunca le había agradado la oscuridad y mucho menos el bosque en pleno anochecer. Y ni qué decir del lago, aunque claro, ella nunca admitiría que no sabía nadar. Aunque el estar con Arthur la tranquilizaba un poco, no terminaba de estar muy convencida de aquel lugar.

Tenía el libro abierto en la página que describía minuciosamente las instrucciones que había que seguir, y escrutaba cada palabra con suma concentración, pues no quería cometer ninguna equivocación. De vez en cuando alzaba la vista para ver a su hermano, y luego volvía la vista a la lectura, para luego espolvorear algunos ingredientes en la pócima que estaban haciendo. Cualquiera los tomaría por locos si los veía haciendo eso, pero Alice ya estaba acostumbrada a las malas miradas [gracias a su trabajo cómo policía], así que no le importaba demasiado. Sinceramente, le importaba un rábano lo que los demás pensaran sobre ella [o eso se esforzaba por aparentar].

El propósito de aquella compleja poción se trataba inicialmente de una idea de su hermano había propuesto. Convertir a un tal americano en un niño pequeño, cosa que desconcertó al principio a Alice. Sin embargo, al oír la tentativa propuesta de su gemelo sobre incluir a cierto español en sus planes…bueno, pues resultaba tentativa. Alice aceptó finalmente, divertida al pensar el resultado que tendría aquella poción.

Terminó de espolvorear un ingrediente brilloso y que se asemejaba mucho al polvo de hadas, y luego se dio la media vuelta para arrodillarse junto a Arthur a un lado de su equipaje y rebuscar un ingrediente más que había olvidado sacar, desatendiendo por completo la poción. Estuvo concentrada hasta dar con el ingrediente, sin notar ningún movimiento extraño a sus espaldas. Una vez que lo tuvo en manos, se acercó a la poción y vertió un poco en ella.

Sin embargo, notó algo extraño en el color de la poción. La inglesa, ceñuda, se dio la media vuelta para volver al equipaje y revisar el libro de nuevo, desconcertada. No notó que su hermano se había quedado viendo fijamente la poción al principio pero, después de pasado un rato, al escuchar el burbujeo de la poción, supo que nada bueno se aproximaba. Ahogando un gritito de terror, se dio la vuelta con brusquedad para gritar el nombre de su hermano, pero…una especie de vapor rosado empañó sus gafas e inundó sus pulmones. Comenzó a sentirse mareada y a flaquear. Cayó al suelo de rodillas, y luego se hizo un ovillo sobre la fría tierra. De ahí todo se volvió oscuro.

— — — — — — — —

Estaba frío y húmedo, y había algo que se pegaba a sus bracitos de manera incómoda. La niña frunció el ceño con incomodidad, pero sin abrir los ojos, mientras que se acurrucaba mejor en la ropa que le quedaba gigantesca, intentando que sus brazos no se ensuciaran más. Ella conocía esa textura y ese aroma, era… ¿Tierra? Y la cosa incómoda que se pegaba a sus brazos era hierba, sin duda alguna. Hizo un puchero con los labios y gimoteo con inconformidad, removiéndose en las ropas. ¿En dónde estaba su manta? ¿Y su conejo de peluche? Ella estaba segura de que debería de estar en su camita, tan cómoda y confortable, arrullada por el suave viento que entraba por su ventana. No congelándose y ensuciándose en la tierra. ¡No era digno de una señorita! ¿Qué habría pasado? ¿Se habría quedado dormida fuera y su hermano no había tenido el tacto de tomarla en brazos y llevarla de vuelta a casa?

Intentaba conciliar el sueño porque aún no quería despertarse, aunque estuviese tan incómoda. Estaba haciendo una rabieta, una especie de protesta, para esperar a que alguien se dignara a salir de casa y la devolviera a su camita. Si se resfriaba sería la culpa de su hermano, y él tendría que cuidarla entonces. Apretó con fuerza los puñitos, con sus suaves rasgos fruncidos en una mueca de enfurruño, y se quedó completamente quieta, intentando quedarse dormida.

Pero un llanto frustró su intento por dejarse arrullar en brazos de Morfeo. Intentó ignorarlo, pero el llanto continuaba y la curiosidad crecía en la mente de la niña. ¿Otro niño se habría quedado dormido junto a ella? ¿Y por qué estaba llorando? Abrió uno de sus ojos con lentitud y se sorprendió en demasía al notar que aquel lugar no se parecía en lo más mínimo al lindo y armonioso jardincito que había a las afueras de su casa. Asustada, observó cómo a unos metros de ella había un pequeño niño. Muy pequeño, más pequeño que ella, y estaba llorando. No pudo evitar sentir pena por él, ¿Estaría perdido? Comenzó a incorporarse con lentitud, dispuesta a acercarse a él, y al alzar la vista notó que no era la única niña ahí presente. Había otra chica, y lucía mayor que ella. ¿Ella también se había quedado dormida?

Se paró con mucho cuidado, notando cómo la ropa al instante comenzaba a deslizarse por sus brazos. Escandalizada, la sujetó con fuerza y se sonrojó intensamente, desviando la mirada. ¡¿Por qué sus ropas eran tan grandes?! ¿Era una clase de broma o algo parecido? El bebé seguía llorando, y Alice se sentía mal por él. Así que, sin apartar la mirada de encima de la otra chica, se acercó a él y se arrodilló a su lado, ladeando la cabeza.

Alzó la mirada para ver a la chica mayor, y negó con la cabeza con algo de timidez. No lo conocía. Luego volvió la cabeza al más pequeño.

— Are you ‘kay? —Inquirió, cómo esperando a que el niño le contestara. Al no recibir respuesta, frunció levemente el ceño y se acercó más a él, sin saber exactamente que debía hacer. Suspiró y lo único que atinó a hacer fue a darle unas palmaditas en la espalda al niño y a acariciarle la cabecita, cómo su hermano le hacía cuando ella lloraba, y notando de paso que él también tenía ropas que le quedaban muy grandes. —Shh, shh…no te asustes. No hay que tenerle miedo a la oscuridad, sí? —Le tranquilizó, pensando que eso era lo que le daba miedo. Cuando el bebé comenzó a gritar, la chica no pudo evitar alterarse y se levantó de un respingo, sintiendo cómo sus ojos comenzaban a humedecerse también— ¡P-Pero…pero…! D-Deja de llorar…—Balbuceó, observando a la mayor con desesperación— ¡Y-Yo no le hice nada, lo prometo!

Observó cómo la mayor se agachaba y comenzaba a arrullarlo, y ella simplemente se quedó observando desde arriba, con un dedo en los labios y soltando pequeños hipidos. Ella también estaba asustada, y lo alterantes que eran los gritos del más pequeño no la ayudaban en lo más mínimo. No pasó mucho tiempo antes de que las lágrimas comenzaran a rodar por sus mejillas.

—Quiero casa…—Balbuceó, haciendo un puchero y pasándose las manos por los ojos.
avatar
Alice Kirkland
Inglaterra
Inglaterra

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 06/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Invitado el Lun Jul 18 2011, 15:02

Luego una agotadora tarde de no hacer nada, literalmente nada. Decidió cambiar de lugar en donde comería sus churritos diarios, la primera idea que se le cruzó por la mente fue la iglesia, así aprovecharía de ir a orarse un padre nuestro y dar las debidas gracias por tener "su churrito de cada día" pero, luego de unos segundos lo pensó bien.

Si iba a la iglesia .. ¡Puede que el curita le pidiese sus churros para comerselos! Y por supuesto, reemplazaría la ostia. Aunque sabía muy bien que un churro no podría reemplazar el cuerpo de Cristo decidió no arriesgarse.

La loca idea de ir al bosque a comer su decena de churros cruzó su mente ¿Por qué no? Sería bastante tranquilo y sereno, le había encantado la idea. Decidido, dió media vuelta y empezó a dirigirse al bosque.

Ansioso, se adentró en él aprovecharía de tomar una pequeña excursión por ahí, ya que, nunca había ido y le serviría un poco como experiencia, sería divertido. Aunque, realmente no sabe que tenía de divertido.

Caminó una media hora en la cual el hambre se comenzaba a hacer presente y sus churros se enfriaban. ¡SE ENFRIABAN! Recién se venía a dar cuenta de ese pequeño detalle.

Asustado, se sentó bajo cualquier árbol para tomarse un descanso y aprovechar así de zambullirse los churros, sentía un agujerito en el estómago del hambre que sentía, no estaba acostumbrado a tardar mucho antes de comer sus churritos diarios, su horario de la comida parecía ser sagrado.

Tomó un churro relleno de manjar, no solía comer mucho de esos, ya que siempre los compraba sin manjar, pero esta vez optó por variar un poco. Se llevó a la boca la comida y masticó, degustando el sabor de tal apreciado alimento. Obviamente, mucho mejor que los scones de Alicia.

Cuando ya iba por el quinto, pensó que tanto churro le hacía mal por ver un humo rosado, no alcanzó ni a procesar la información cuando todo se volvió oscuro y quedaba inconsciente, aún apoyado en el árbol.

--------

Una brisita fresca hizo que se entumeciera y se abrazase a sí mismo, pensando en que a sus padres pudo haberseles quedado la ventana de la habitación abierta. Se removió incómodo por el fresquito que hacía, sintiendo derrepente como las cómodas sábanas se volvían frías y duras. Abrió un ojo desconcertado ¡Se suponía que las sábanas eran blanditas y mulliditas! Tal fue su desconcierto al encontrarse ya con una tarde oscura, en medio de árboles y tierra.

¿Qué pasaba aquí? ¡Debería estar durmiendo en su pieza calentito! Pero no, estaba en un lugar completamente desconocido para él. Se fregó los ojos, tratando de desesperezarse y alejar el sueño, notó que a su lado había una bolsita llena de churros, ni tonto ni perezoso la dejó ahí, la tomó agradecido de la vida por dejarle tal regalo en su despertar. Se puso de pie aun con la bolsita en mano, comenzando a caminar con dificultad, miró hacia abajo y se dio cuenta de que la ropa que llevaba le quedaba ¡totalmente grande!. Se quedó unicamente con la polera, ya que lograba cubrirle todo el cuerpo, aunque aún así, sentía frío.

Arrugó la bolsita de churros que tenía en manos y comenzó a caminar buscando algo, cualquier cosa, hasta que escuchó el llanto de un niño. Siguió la voz algo asustado ¿Qué podrían estar haciendole al pequeño? Pero en vez de encontrar a unas personas golpeando un pequeño bulto, encontró a otras dos niñas cuidando del pequeño.

Se acercó curioso a ellas.

- ¡Hola! -saluda con voz bajita, para que el niñito no se fuese a asustar.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Invitado el Mar Jul 19 2011, 00:49

Sin duda ese día no había sido nada agradable, había discutido con bastantes personas (muchas más de lo cotidiano), y aunque muchas fueron provocadas por cosas mínimas, no podía evitar enfurruñarse y seguir discutiendo.

Ya, lo había decidido ese día iría a dar un paseo por el bosque, necesitaba de su amada tranquilidad lo antes posible, requería alejarse aunque fuera por unas horas del bullicio, la prisa de las personas, los interminables ruidos y problemas que la capital traía consigo, ya no podía aguantar el ajetreo de la ciudad.

Se dirigió lo más rápido posible hacia su casa, necesitaba llevar algo para comer y cambiarse de ropa, un traje formal no era el más adecuado para ir a caminar por el bosque. Pasado unos cuantos minutos al fin había llegado, entró y trato de hacer los preparativos con bastante velocidad, como era de costumbre preparó el bolso con comida, aunque a diferencia de otras ocasiones sólo lo lleno con muchos tomates para el camino, si iba a estar fuera de casa lo mejor sería llevar bastante de esa fruta que tanto le encantaba; posteriormente se puso una ropa bastante más cómoda para ella, aunque para el resto no lo pareciera.

Sin perder más tiempo salió de su hogar camino a la parada de micros, tendría que tomar locomoción antes de llegar, sino quedaría completamente agotada antes de alcanzar a ingresar en el bosque. El transcurso en el vehículo se le hizo bastante breve, por poco no se dio cuenta cuando tenía que bajar y sigue de largo, llegando quien sabe dónde.

Ya frente al bosque, miró en su plenitud lo extenso del lugar. Lo contempló por varios minutos antes de comenzar a caminar e ingresar en él, como amaba ese lugar, sin duda ahí siempre podía conseguir tranquilidad.

No sabe cuánto tiempo había transcurrido, pero llevaba caminando un buen rato, pero aún deseaba llegar más lejos, mientras más adentro, más lejos de cualquier bulla o semejanza a la ciudad, quería paz y tranquilidad. Como todavía no estaba completamente cansada, pensaba avanzar un poco más y detenerse para descansar por unos minutos.

Dio unos cuantos pasos más y de la nada un humo rosado apareció frente a ella, su instinto le decía que mejor se alejara lo antes posible, sí algo bueno tenía el pertenecer a la mafia, sin duda eran los entrenamientos (Aunque ella no lo considerara así), sin dudarlo más dio media vuelta e iba a empezar a correr cuando el humo la comenzó a rodear, pasaron unos cuantos segundo para que la chica cayera al suelo completamente inconsciente.
--------
Sintió como una brisa fresca, bastante para su agrado, le hacía estremecerse. Se removió incomoda y tras notar la dureza de la superficie en la que se encontraba, abrió los ojos lentamente como quien recién viene despertando de un agradable sueño; se fijó en todo su alrededor sin emitir palabra alguna, miró cuanto detalle pudiera distinguir para saber dónde se encontraba, por más que lo pensaba no lograba enterarse de su paradero actual. No recordaba haber salido de casa para jugar, y menos recordaba haberse quedado dormida en un lugar al aire libre.

Se puso de pie y al instante sintió un peso sobre su cuerpo, miró como unas prendas bastante grandes le estaban cubriendo, por más que trataba de arreglárselas se le terminaban cayendo de todas formas, así que se cubrió con la prenda más pequeña que encontró, aunque de todas formas debía sostenerla.

Ya, al haber resuelto ese problema con las prendas, se percató que estaba sola, lo que hizo que el miedo comenzará a apoderarse de ella, tendría que buscar a sus padres o alguna persona que le ayudara para volver a casa.

Caminó con bastante desconfianza necesitaba encontrar a sus papás, quería volver a casa y estaba muy asustada al estar completamente sola. Mientras más caminaba, a lo lejos logró oír un llanto, sin dudarlo aunque con temor decidió dirigirse hacia dónde provenía el ruido.

Al llegar al lugar del cual provenía la bulla logró ver a otros niños, se escondió tras un árbol y se les quedó viendo por un rato. Al creer que no le harían nada malo, salió de su escondite y camino hacia ellos.

Quedó frente a ellos, manteniendo la vista hacia abajo, para así no avergonzarse más de lo que ya estaba – Ciao… - Musitó en su idioma natal tratando de captar la atención de alguno de ellos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Safira Köller el Miér Jul 20 2011, 12:34

Tenía algunos días mortalmente aburrida, así que había decidido irse de campamento para entrenar... o algo así, la realidad era que cuando hacía eso más que otra cosa terminaba en mitad del bosque simplemente comiendo galletas y bebiendo algunas cervezas, pero bueno, la idea de salir de la ciudad siempre era agradable por principio, aunque pronto de aburria de estar sola y regresaba antes de lo que se hubiera propuesto.

Tal era el caso ese día, estaba buscando el lago que sabía que estaba cerca para darse un baño nocturno cuando vio un humo rosado avanzar desde algun lugar. Se debatio un momento entre acercarse a investigar o simplemente huir, pero para cuando iba a comenzar a huir ya era tarde y el humo estaba rodeandola... si al menos fuera de un color más bonito...como rojo, fue su último pensamiento antes de caer inconciente.

~~~~~~~~~~

Abrio los ojitos y se los refrego con su pequeña manita ¿Donde estaba? ¿Porque tenía ropa que no era suya?... se la saco de encima y se enredo con una toalla que estaba tirada cerca viendo a todos lados al rededor.

¿Mami? se le aguaron los ojos un momento preguntandose donde podrían estar sus padres, siempre estaban cerca... Loz budzco volvio a tallarse los ojitos, las niñas grandes no lloran y ella a sus 5 años se consideraba una niña muy grande, así que empezo a caminar para ir a buscarlos.

Oyo ruidos un poco más allá y se apresuro a ir, seguro que la estaban buscando, y ella podría darles la sorpresa de que se había encontrado solita (?). Corrió hasta donde oía los ruidos, pero solo eran un grupo de niños que estaban solos...

Se acerco corriendo a ver que hacían, aunque como varios estaban llorando seguro que no era nada bueno, ¡Quiza ella podría salvarlos y entonces ellos le dirían como llegar a su casa! ¡¡Hola!! llego a toda la velocidad que sus pequeñas piernas le daban, sumado a que tenía que correr sujetando la toalla que practicamente arrastraba por el suelo al correr.
avatar
Safira Köller
Dinamarca
Dinamarca

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 07/07/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Invitado el Miér Jul 20 2011, 13:00

Pateó una piedrecilla que se encontraba en su camino, mientras que su pollita revoloteaba alrededor de su cabeza. Frunció el ceño, no porque estuviera molesta con su ave, sino porque estaba molesta consigo misma. Lo cual era muy raro puesto que ella era muy Awesome, pero ese era otro tema.

Había perdido la cruz de hierro que su hermano le había regalado en algún punto de aquel interminable bosque. Un bosque que estaba a punto de colmarle la paciencia puesto que no le encontraba ni un principio ni un fin. Miró el cielo, y pudo comprobar que llevaba casi dos horas perdida. ¿Estaría dando vueltas? Ya había mandado a Mari-bird a que volara por sobre los árboles para buscar el camino de regreso, pero su pollita había terminado igual o más perdida que ella.

- Estúpido bosque - farfulló por quién sabe cuanta vez en el día.

Realmente aquello no podía empeorar, se dijo. Había perdido el regalo de su hermano, estaba dando vueltas en un bosque y le estaba dando hambre. A este paso terminaría comiéndose una ardilla o un oso. Y lo peor de todo es que si tenía hambre no podría transformarse y no podría salir del bosque volando.

- Estúpida hambre - volvió a gruñir, con su pollita posándose en su cabeza y píando para darle la razón a su ama.

Sonrió un poco ante eso. Al menos no estaba sola y su fiel avecilla estaba a su lado. Llevó uno de sus dedos a la cabeza del animal para acariciarle con cuidado, hasta que de pronto, un extraño olor le hizo girar lentamente la cabeza. Enarcó una ceja cuando vio frente a ella un extraño humo rosa. ¿Acaso era una señal de aviso de que los franceses andaban cerca? No le dio ni tiempo para llamar a su amiga pervertida, porque de pronto, el humo la envolvió por completo y todo se volvió negro...

--------------

... Sintió unos pequeños piquetes en una de sus mejillas, haciendo que arrugara lentamente el entrecejo y comenzara a despertar.

Abrió primero un ojo, encontrándose con su pollita, quién le miraba preocupada. Sonrió de manera algo tonta, como queriendo decirle que se encontraba bien, para después incorporarse lentamente y mirar a su alrededor.

Ladeó la cabeza al no reconocer el lugar en el que se encontraba.

Era un bosque inmenso, pero... ¿cómo había llegado allí? Lo último que recordaba era que había estado jugando con su hermano, Gilbert. Se miró sus manitas, pequeñas y llenas de tierra, y luego miró su uniforme blanco con una cruz teutona dibujada en el pecho. Se rascó su cabeza, alborotando más sus cortos cabellos blancos y se puso de pie, con su pollita volando hacia su cabeza.

- ¿Dónde estoy? - atinó a preguntar, y por alguna extraña razón, su voz le pareció ajena. Era algo ronca y chillona, parecida mucho a la de su hermano sólo que más fina. Y no entendió porque sentía que esa no era su voz, si era la voz más awesome y digna para un niño valiente y fuerte como él.

Colocando sus manitas en su pequeña cintura, comenzó a caminar hacia algún punto en el bosque, queriendo encontrar la salida o... mínimo algo de comer que no fuera su pollita. Estuvo así durante un buen rato, y justo cuando pensaba darse por vencido, vio a lo lejos un grupo de niños (los cuales tenían un bebé que no paraba de llorar y que estaba apunto de romperle sus asombrosos tímpanos). Algo tímido y temeroso, sujetó la empuñadura de su mini-espada que llevaba atada a su cintura y se les acercó, carraspeando para llamar su atención.

- Oi, enanos - dijo, aunque realmente él tenía 7 años y no era muy alto que digamos... -. ¿Saben cual es la salida de este lugar? - preguntó, no queriendo parecer un forastero ni mucho menos alguien perdido. ¡Era el Awesome Jülchen! ¡No podía perderse, eso jamás!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Invitado el Jue Jul 21 2011, 15:25

Aquel día no había hecho nada especial, hizo todos los quehaceres de su casa dejandola casi como nueva, era una de las cosas que también se le daba bien, desde pequeñito sabía como hacer de todo.

Pero últimamente casi ni se daba un tiempito para él y sus vicios raros, como observar plantas. La verdad es que él adoraba todo lo que tuviese que ver con las plantas, siendo sus favoritas las rosas blancas. Pero también le gusta descubrir y descubrir especies nuevas o que jamás haya visto y es ahí donde entra el problema de su tiempo.

Practicamente ya casi ni salía para ver florecitas nuevas, suspiró y miró la hora, no era tan tarde. Además había leído por ahí que en la noche florecían especies extrañas o que afloraban sólo de noche.

Decidido, tomó su chaqueta y se abrigó, buscó una linterna para poder ver mejor las plantas y se la hechó en un bolsito, tampoco quería perderse, eso si sería trágico.

Listo y dispuesto emprendió marcha al bosque.

Una vez llegó prestó atención a los árboles, plantas, flores y cada tipo de cosa que pudiese encontrar, encantandose con cada una de ellas. Encendió la linterna para verlas mejor y así fue, podía observar bastante bien los petalos y las hojas.

Pasó bastante tiempo así, quedando conforme con todo lo que vió. De pronto escuchó unos soniditos raros, miró curioso hacia la izquierda y luego la derecha, avanzó un poco hacia el sonido, reconociendolo como llantos. ¿Fantasmas? No, imposible, esas cosas no existían. Alumbró con la linterna en aquella dirección y caminó hacia allá, encontrandose finalmente con un grupo de ¿Niños?

Miró confundido la escena ¿Qué carajos hacían niños en medio del bosque, SOLOS a esa hora? Guardó la linterna para que la luz no les molestase y se acercó a ellos con cuidado.

Hallo, pequeñines~ Sonríe amigablemente, no quería que se asustaran ni menos. ¿Están perdidos?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Arthur Kirkland el Mar Sep 06 2011, 10:09

El llanto se hizo presente durante muchos minutos, parecían eternos para el pequeño rubio. Aún así se terminó calmando debido a un pequeño dolor de garganta; le dolía, pero no quería llorar más por ahora. Se pasó las manos pequeñas por los ojos de manera brusca al no saber medir la fuerza aplicada y los abrió para ver el entorno.

Se sorprendió ante la cantidad de niños que iban llegando, no era normal para él ver tantos acumulados en un sólo sitio, sollozó un poco; de todas formas se quedó tranquilo, examinando a cada uno con la mirada curiosamente. Una joven (para él era una joven, aunque tuviera nueve años) de piel oscura y cabellos castaños, quien le estaba cargando; una niña rubia de ojos verdes con dos coletas, parecía algo triste; un niño de piel oscura y cabello café bastante similar a la primera chica; una niña de cabellos castaños y piel más pálida que parecía más tímida; una chica rubia de cabellos alborotados y bastante hiperactiva; y una niña vestida de blanco con un color de ojos bastante llamativo.

Los miró durante un rato y rió levemente, menos asustado, los niños no parecían gente mala a sus ojos. De hecho era feliz de estar rodeado de tantos, aunque fueran por bastante mayores que él, no le importaba. Se acurrucó en los brazos de la ibérica del frío que sentía y cesó su pequeña risa juguetona, tanto llanto lo agotó. Y si no tenía a su conejo, sólo tenía que conformarse con los niños.

Una voz ajena a los murmuros infantiles lo asustó y dio un pequeño sobresalto, no quería mirar en dirección a esa voz ajena por miedo. Además no sonaba infantil, pero sonaba amable. Giró un poco su cabeza para mirar al rubio que tenía su mirada puesta sobre ellos. Volvió a sollozar con pánico y aferró sus pequeñas manos a las ropas de la española. Y así continúo un rato, amenazando con torturar oídos gracias a su llanto.



¡Perdón por tardar tanto! Me olvidé totalmente de que me tocaba a mi, en serio, lo lamento.




ASDF Cosas necesarias que ocupan lugar:



USA♥️UK
avatar
Arthur Kirkland
Inglaterra
Inglaterra

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Localización : ...

Ver perfil de usuario http://hetalia-colorfulw.foros-phpbb.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Isabel Fernández Carriedo el Mar Sep 06 2011, 10:35

Se fue asustando cada vez más conforme llegaban más y más niños, no entendía nada y por la edad de todos se suponía que debía de conocerlos... ¿no? Después de todo su pueblo no era muy grande pero nadie, no conocía a nadie, y para colmo todos parecían asustados y perdidos. ¿Qué había pasado? ¿Por qué todos estaban así? ¿Por qué no conocía a nadie? ¿Cómo había llegado hasta allí?

Se mordió el labio aguantando los hipidos para no mostrarse débil al tiempo que abrazaba más al pequeño, debía ser fuerte, fuerte por ella y por los demás niños, ¿verdad? Apegó más a ella al pequeño temiendo que cogiese algún resfriado a causa del frío e intentando darle algo de calor, era raro pero no lo conocía de nada y ya lo protegía como si lo conociese de toda la vida, tal vez fuese porque lo veía como alguien indefenso o porque era apenas un bebé.

-Caminando... pero, ¿hacía dónde?-murmuró en voz alta ante la pregunta de la chica albina. Cada vez tenía más miedo y no sabía qué hacer, se sentía tan indefensa y cuando escuchó la voz de un adulto se asustó más. Se preguntó si era su fin, después de todo en las películas siempre que llegaba un adulto fingiendo ser bueno acababa intentando comerse a los niños...¿no?

Siempre creyó que las películas eran todo mentira... pero empezó a plantearse que algunas fueran de verdad.-¿¡Q-quién eres?!-le preguntó al adulto austada hasta tal punto que habló en español pero dándole igual pues no sabía hablar en otro idioma y le daba igual que el otro la entendiese o no(?).
avatar
Isabel Fernández Carriedo
España
España

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 30/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ups! Un mágico accidente [❤ Chibis]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.